Día nacional del preso político


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El 15 de Octubre de 1973 hacia las seis de la tarde en Medellín, miembros del F2 de la IV Brigada del Ejército Nacional, detuvieron al dirigente sindical LUIS CARLOS CÁRDENAS, lo subieron a un vehículo y lo ejecutaron extrajudicialmente. Por eso en esta fecha se conmemora el día del Preso Político en memoria de los luchadores y líderes sociales acribillados por parte de las fuerzas del Estado Colombiano y otro gran número de luchadores sociales, rebeldes y en general, población quienes han sido encerrados en las cárceles colombianas.



De hecho no tenemos que celebrar, pues las condiciones inhumanas y miserables en las que viven los Presos Políticos no permiten sino recordar a sus compañeros muertos y desaparecidos. A aquellos y aquellas que han caído asesinados y asesinadas en las ciudades y campos por las balas de los matones de la fuerza pública. Hoy, luego de cuatro décadas de establecerse el día 15 de 0ctubre como fecha del Preso Político, evento al que muchas Organizaciones Sociales acompañaba, evocaba, marchaba y agitaba sin temor las banderas de su existencia y las luchas de clase, ya no lo hacen con ese fervor que debe generar está efemérides.

Sin embargo, la existencia de los PRESOS POLÍTICOS en las cárceles colombianas es una realidad. Muchos de ellos somos líderes campesinos, comunales, estudiantiles, obreros, trabajadores y defensores de Derechos Humanos a quienes el Gobierno Nacional a través de su aparato judicial y organismos de seguridad del Estado judicializó y encarceló, en una ocasiones mediante capturas masivas, o montajes judiciales o conculcación del derecho de defensa y el debido proceso.

Los PRESOS POLÍTICOS recluidos en las mazmorras del régimen hemos tenido que soportar la desidia del Estado Colombiano que convirtió las cárceles en centros de tortura en la que se niegan los derechos mínimos establecidos por naciones unidas; un número significativos de Prisioneros padecen enfermedades terminales sin recibir la atención médica oportuna. La crisis carcelaria ha tocado fondo con los graves problemas de hacinamiento, pésima atención en salud, mala alimentación, falta de dotación de útiles de aseo y elementos de cama, etc.

Las condiciones de vida dentro de las cárceles son difíciles y más aún tratándose de Presos Políticos a quienes el INPEC considera como sus enemigos. Es tal el odio visceral, que han muerto de cáncer varios de ellos por físico descuido y negligencia médica, donde el falso diagnóstico y falta de ética médica esta en el orden del día.

El alto índice de hacinamiento y falta de clasificación de los reclusos trae consigo serios problemas de convivencia donde a muchos de los presos les toca dormir en el suelo resguardándose con una cobija vieja o ajada colchoneta mal oliente.

La situación de salud es muy grave y es tal la desfachatez de CAPRECOM EPS y del INPEC que no existen ni siquiera pastillas en las “farmacias” del área de salud de los penales para suministrarle a los internos y puedan por lo menos mitigar en algo su dolor.

Tan descarados son el INPEC y CAPRECOM que han venido sugiriendo a los presos –pacientes- que pidan los medicamentos y tratamientos a los familiares y amigos. En la actualidad existen casos de presos que requieren de tratamientos permanentes y dichos medicamentos no se les entrega de manera oportuna. Otros están con colostomía y requieren de elementos como “bolsas y galletas”, pero pasan los meses sin que esto se les suministre. Otros están con enfermedades terminales y no existe la menor consideración por ellos.

Sumado a todo lo anterior, la mayoría de presos han sido trasladados de sus zonas de origen a regiones apartadas, lo cual genera el rompimiento de su núcleo familiar imposibilitando con esto que sean visitados dada la distancia y elevados costos económicos para el pago de transporte, alojamiento y alimentación de quien deseé ir a visitar a su ser querido. A los Presos Políticos se nos somete a una especie de extradición dentro del territorio nacional.

Lo peor del asunto es que la nueva LEY DE SEGURIDAD CIUDADANA empeoro los índices de hacinamiento y condiciones de vida dentro de las prisiones. Pero el asunto no termina aquí, pues muchos líderes sociales seguirán llegando a las cárceles por el solo hecho de protestar, marchar y reclamar derechos y defender sus territorios, páramos, calidad de vida y educación, etc.

Para finalizar, los PRESOS POLÍTICOS unen su voz enérgica para rechazar y buscar la DEROGATORIA de la LEY DE SEGURIDAD CIUDADANA que criminaliza la protesta social, solicitando el restablecimiento de los derechos del pueblo a rebelarse, marchar y agitar sus banderas de lucha sin ser estigmatizado, perseguido, judicializado y encarcelado.

En el día del PRESO POLÍTICO recordamos a nuestros compañeros asesinados por el estado colombiano al interior de las cárceles: JOSE ALBEIRO MANJARRES CUPITRE, VICENTE SAUL BALCERCEL, OTONIEL CALDERÓN OVALLE, JAVIER RAMÍREZ, entre otros; su muerte nos reafirma en nuestra consigna inclaudicable de considerar la cárcel como otra trinchera de lucha.


¡VIVAN LOS PRESOS POLÍTICOS DE COLOMBIA!
¡VIVAN LOS VERDADEROS HIJOS DEL PUEBLO, LOS QUE LUCHAN!
¡VIVA EL DÍA DEL PRESO POLÍTICO!

Articulo tomado del periódico Grito Libertario
Edición No. 19 de Octubre de 2013, Pagina 7.

Webs amigas

  •  Oidhaco
  • Coeropa
  • OMCT
  • Campaña contra detenciones
  • Coalición contra la tortura
  • Movice
  • Red Colombia
Previous Next

facebook facebook facebook facebook